Según informó el Seguro Social de Salud (EsSalud), César Lucio acudió al patio de la Universidad San Antonio de Abad (UNSAAC) para inocularse. (Foto: EsSalud)
Según informó el Seguro Social de Salud (EsSalud), César Lucio acudió al patio de la Universidad San Antonio de Abad (UNSAAC) para inocularse. (Foto: EsSalud)

Un ciudadano de 43 años de edad y con discapacidad auditiva, utilizó el lenguaje de señas para exhortar a la población a acercarse sin temor a los puntos de vacunación en la región Cusco. Tras recibir la primera dosis de la vacuna Sinopharm, César Lucio IIica Resalazo, resaltó la importancia de recibir ambas dosis contra el COVID-19.

Según informó el Seguro Social de Salud (EsSalud), César Lucio acudió al patio de la Universidad San Antonio de Abad (UNSAAC) para inocularse; además, se animó a dar un consejo para toda la población que aún no recibe ninguna dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Según la traducción que dio su acompañante, el asegurado de EsSalud, expresó: “Algunas personas tienen miedo, pero es mejor que les expliquemos, nosotros somos responsables de nuestra salud, vengan para que todo el Perú esté vacunado. Es importante que entre nosotros nos apoyemos y podamos dar una buena información sobre la fecha que nos toque según la edad”.

Asimismo, expresó que es importante estar inmunizados para estar sanos y protegidos. Según datos de EsSalud, en la provincia de Cusco, se realizó el proceso de vacunación contra el COVID-19 a personas entre 40 y 49 años de edad. En esta primera jornada se logró vacunar a 53,000 ciudadanos del citado grupo etario.

Cusqueño con sordera tras recibir su primera dosis: “No tengan miedo” en lenguaje de señas
El cusqueño César Lucio IIica Resalazo (43) resaltó, en lenguaje de señas, la importancia de recibir ambas dosis contra el COVID-19.

Sensibilización

La responsable de la Oficina de Coordinación de Prestaciones y Atención Primaria de la Red Asistencial Cusco, Dra. Sami Venero Salas, destacó la participación activa de personas con habilidades diferentes como César que sensibilizaron a la población a desterrar algunos mitos o creencias sobre las vacunas.

Esta labor distingue al personal orientador de EsSalud, que está plenamente capacitado para alentar a la comunidad a recibir las vacunas y no rechazarlas.

“Hemos desarrollado dos vacunatones, en la primera aplicamos 48.000 dosis y en esta superamos la meta llegando a 53.000 dosis, se observó mucha afluencia de público, más entusiasmo y aceptación a la vacuna Sinopharm y mucha más sensibilidad por venir a recibir la segunda dosis. El personal de EsSalud está dando la talla, estamos demasiado felices, admiro al personal de salud”, concluyó.

TAGS RELACIONADOS