Los integrantes de Portugal y Bélgica se arrodillaron antes de iniciar el partido por la Eurocopa. (Video: footballua.tv) <a href=""></a>
Los integrantes de Portugal y Bélgica se arrodillaron antes de iniciar el partido por la Eurocopa. (Video: footballua.tv)

Desde hace varios meses, desde las canchas de fútbol se han visto varios mensajes contra el racismo. La noche de este domingo en el Estadio La Cartuja de Sevilla, donde se juega el Portugal vs. Bélgica, por octavos de final de la Eurocopa, se escribió un capítulo más.

Antes de que el árbitro dé por iniciado el cotejo en el recinto español, Cristiano Ronaldo y los demás integrantes de las selecciones se arrodillaron, en lo que ya se ha convertido un gesto universal para rechazar el racismo, que ha cobrado muchas víctimas en el mundo.

De poder a poder

Bélgica, con la labor en el banquillo del español Roberto Martínez, se ha ganado el respeto en el continente y el de tener la aspiración de luchar por un título, algo que no logra desde que alcanzaron la final de la Eurocopa de 1980 en Italia.

Para ello, Bélgica llega a octavos tras cosechar tres victorias, frente a Rusia (3-0), Dinamarca (1-2) y Finlandia (0-2), con un Romelu Lukaku implacable que suma tres goles y un Kevin de Bruyne inspirado como director de orquesta. El delantero del Inter y el centrocampista del Manchester City, elegidos mejores jugadores de la temporada en la Serie A y en la Premier League, respectivamente, están siendo los más destacados.

Portugal también confirmó que es aspirante a revalidar su título y que es tremendamente difícil de batir. Y más con Cristiano Ronaldo en racha. Sobrevivió en el grupo de la muerte, pese al tropiezo que significó la derrota ante Alemania.